• Rebeca en Facebook
  • Rebeca en Twitter
  • Rebeca en Youtube
  • Rebeca en Instagram
  • Rebeca en Linkedin

Relaciones de una noche

Cuando me pidieron escribir un artículo sobre el sexo casual (conocido en el Perú como choque y fuga) decidí ir en busca de opiniones, así que consulté por Facebook a través de mi fanpage y lo propuse como tema de un segmento radial. Los resultados de las opiniones fueron encontrados, contestaron más hombres que mujeres (algo inusual ya que para la mayoría de temas de sexualidad los hombres son tímidos, pero para opinar sobre el sexo casual son “expertos”) hubo muchas personas a favor, otras en contra, y algunas que decían que antes estuvieron a favor, pero que habían dejado en el pasado el sexo ocasional porque en la actualidad preferían relaciones estables y según ellos, menos vacías. Lo consideraban como una “etapa” de sus vidas que ya habían superado.


Muchos creen y consideran que las relaciones de pareja entre adolescentes son informales, inestables, poco serias y efímeras, aunque la realidad actual nos diga lo contrario. Son más frecuentes los casos de adultos que buscan y tienen sexo casual, relaciones de una noche, libres de ataduras y compromisos, con el fin de conseguir: placer, emociones, afecto y descarga de tensiones, así como una sensación de conquista y de ser deseables y deseados.


En el sexo casual existen a nivel salud casi los mismos riesgos que en una relación estable (nadie sabe cuando su pareja puede cometer una infidelidad). La diferencia es que en el encuentro ocasional se podría estar más consciente del riesgo, por lo tanto, se esperaría un mayor cuidado y protección de la salud, es decir, tener siempre un condón a la mano y ¡utilizarlo!


Recordemos que para el año 2006 el 70% de las mujeres del Perú se contagiaba de VIH en su propia cama, lo que significa que contraía la infección a través de su única pareja sexual (que además era su pareja estable), entonces, no se sabe cuál tipo de sexo es más seguro.


A nivel emocional, el riesgo en un encuentro sexual ocasional es mayor que en una relación estable. Existen algunos casos en los se desarrolla un sentimiento que pasa del afecto al amor, pero no son los más frecuentes, por lo tanto, no se debería esperar llegar al amor a través del sexo.


Las mujeres presentan una mayor tendencia a engancharse con su pareja sexual, así sea momentánea, ya que luego del encuentro sexual, o especialmente del orgasmo liberan en grandes cantidades oxitocina, la llamada “hormona del vínculo” que aumenta la sensación de confianza y cariño hacia la otra persona. Los hombres también la liberan pero en menores cantidades comparados con las mujeres, la liberan en abundancia cuando los abrazan y los hacen sentir especiales, no luego del orgasmo. Además, es conocido que a muchos hombres no les agrada abrazar genuinamente a personas de las que no están enamoradas.


Por lo tanto, después del sexo ocasional las mujeres liberarían estrógenos y oxitocina, lo que las encamina al enganche, y los hombres un poco de oxitocina y mucha testosterona, que eleva su deseo sexual y los predispone para una nueva conquista.


Por otro lado, están las diferencias de género, que a partir de la crianza y los mensajes de la sociedad nos dicen qué está permitido hacer cuando eres hombres y que no cuando eres mujer, por ejemplo: si eres hombres tienes todo el permiso para tener cuantas relaciones de una noche quieres, pero si eres mujer, sólo harías eso si fueras poco decente.


Una mujer puede aceptar a un hombre con varios encuentros ocasionales en su haber; a un hombre se le hace mucho más difícil. Entonces, las mujeres se abstienen de tenerlos o se sienten culpables y los esconden como si fueran lo peor de su pasado, mientras que los hombres se pavonean de haberlos tenido, y hasta inventan algunos.


Existen diversos motivos por los que alguien busca sexo casual:

  • Por el miedo al compromiso- si los dos la tienen clara, no le debes nada a nadie-

  • Por machismo – es importante mostrar tu virilidad conquistando a muchas personas, mientras más, mejor!

  • Por inseguridad – conviene meter la pata ante alguien que no conoces y de quién nunca más sabrás

  • Por diversión- disfrutas, tal vez disfrutan contigo, pero no importa, total tú la pasas bien.

  • Por búsqueda de afecto – me siento la reina o el rey por una noche, probablemente no sea verdad, pero algo es algo.

  • Finalmente, cada quien sabrá cuáles fueron sus motivos para tenerlos.

Lo divertido de un encuentro de una noche es que no se te considera egoísta si te preocupas más por ti, como no hay afectos de por medio, tú placer es el que prima. El lucirte como un/a gran amante, es también parte de la gracia de estos encuentros, con la ventaja que podrías aumentar el repertorio de conductas sexuales, aunque es la práctica la que hace al maestro, y con diferentes personas es más difícil ensayar.


Para un encuentro sexual satisfactorio: tener siempre condones a la mano y ser sinceros con uno mismo y con los demás ¡No hay lugar a reclamos!


Rebeca Podestá para la revista “Lazos" (2011).

14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo