• Rebeca en Facebook
  • Rebeca en Twitter
  • Rebeca en Youtube
  • Rebeca en Instagram
  • Rebeca en Linkedin

Y ahora, ¿con quién vamos a pasar la navidad?

Cuando las personas conviven o se casan, una época tan bonita como la Navidad, en lugar de unión y armonía, puede representar conflicto por no decidir con quién pasar Nochebuena ni el 25.


Aunque la Navidad es el 25 de diciembre, me parece que aquí en Lima, muchas personas le dan más importancia a recibir las doce. Recuerdo que durante mis primeros años de casada, yo también tuve ese conflicto, felizmente se solucionó porque era algo que me preocupaba muchísimo, sobretodo cuando pensaba en tener hijos.


Ayer, una amiga que está viviendo con su novio, nos consultaba a varias amigas de nuestro chat, qué hacer en esa fecha, porque repartirse después de las doce no era una buena opción, ya que su familia y la de su pareja, viven en distritos muy lejanos e iban a pasar mucho tiempo transportándose. *Yo lo he hecho antes, y aunque la distancia no era tanta, el viaje me parecía, aún sin tráfico, eterno*.

Entonces entre todas las demás, le estuvimos dando opciones para que pase una linda Nochebuena y especialmente una Feliz Navidad si tu situación es similar, este post te podría ayudar.


Recordemos que la Navidad es un momento de unión familiar y ustedes dos, aunque no tengan hijos SON UNA FAMILIA, por lo tanto, pueden iniciar sus propias tradiciones familiares.


Observando a las diferentes parejas y familias que me rodean he visto que:

  • Algunos cenan temprano con una familia y reciben las 12 con la otra.

  • Otros reciben las 12, cenan y luego visitan a la otra familia.

  • También se turnan: un 24 con una familia, el 25 con la otra, y al año siguiente intercambian fechas.

  • La Navidad se celebra en distintas casas y los recién casados reciben a todos en la suya.

  • Celebran solos como familia nuclear.

  • Quedan todos los 24 con una familia y todos los 25 con la otra.

  • Asimismo, para algunos es importante el desayuno del 25.


Lo ideal es conversar con anticipación y partiendo desde el amor. La Navidad no es una competencia y no debería ser una fecha de estrés, aunque últimamente se haya vuelto bastante comercial.


Como ven, no hay una fórmula perfecta, solo tienen que buscar el mayor bienestar para todos y vivir el presente. Es decir, si vas a estar con tu familia política disfruta y recuerda que ya eres parte de esa familia. No tiene sentido pasar Navidad con la familia de tu esposo, deseando estar con tu familia de origen, porque eso se lo vas a transmitir a tu pareja (y a todos los demás).

Recuerdo que no hay nada más feo que estar con alguien que no quiere estar en el mismo lugar.

Regla de oro ” Trata a los demás como querrías que te traten a ti”

*Si en tu caso, son tus hijos quienes se van con su nueva familia extendida, piensa que el próximo año tendrás un nuevo miembro cenando en tu casa (incluso más si te dan nietos) y dale la tranquilidad a tu hijo/a de celebrar y compartir con su nueva familia. Ten mucho cuidado con tu pena, porque podría sembrar un profundo sentimiento de culpa que le impediría disfrutar de esta ocasión tan especial.


Con amor,


Rebeca

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Rebeca Podestá © 2021 

Todos los derechos reservados